Estás aquí: Inicio Publicaciones Acompañar Acompañar 31
Acompañar 31

Acompañar 31

Categoria: Acompañar

Pascua es gratuidad

Sebas, con cincuenta y un años hace tiempo que dejó de ser joven, pero toda su vida ministerial ha estado ligada a los jóvenes. Veinticinco años. Lo conocí en Ávila, su tierra, en noviembre del 85. La JOC celebraba su 36 Consejo General y, desde aquella fecha, hemos trabajado juntos por la misma causa: La evangelización de los jóvenes. Hemos vivido de todo, días felices donde veíamos crecer a los jóvenes, días oscuros en los cuales éramos testigos de cómo todo el cariño y todos los esfuerzos parecían quedar en nada. Así es la vida y así es el camino del evangelio.

El pasado 20 de diciembre tres jóvenes de Ávila se comprometían con la propuesta de la JOC. Se les veía felices. Un grupo de antiguos militantes y amigos nos acompañaban en la celebración de la Eucaristía. Al finalizar hubo palabras de agradecimiento y también hubo regalos para todos los que habían acompañado a estos chavales en su recorrido jocista. Menos para Sebas. “Esto es así”, me dijo con una sonrisa al finalizar la celebración.

Yo sé que quien más empeño ha puesto en hacer posible que esos chavales se acerquen a Jesucristo y le sigan enrolados en el camino de JOC ha sido él. Pero, lo que son las cosas, al final de aquella celebración no hubo ni palabras ni regalos para él. Y esto me ha hecho pensar.

Después de darle muchas vueltas he llegado a la conclusión de que, ni ha sido una descortesía hacia él, ni ha sido la escenificación del desagradecimiento por todo lo regalado. No. Ha sido que, en nuestra conciencia, lo más gratuito de la vida, lo permanentemente gratuito está ahí, contamos con ello y lo damos por supuesto, como damos por hecho que cada mañana saldrá el sol, habrá aire para respirar y viviremos.

Hoy Sebas me recuerda a Dios. Al Dios que siempre está ahí, discreto, sin hacerse notar, sin pedir nada a cambio, buscando únicamente la vida de sus hijos. ¡Cuántas personas nos recuerdan a Dios con su vida sencilla, humilde y abnegada! Si supiéramos ver en lo profundo nos daríamos cuenta de que son un reflejo, una transparencia, un sacramento de Dios, una señal de su presencia. Dios no se ha ido, no se ha ausentado de este mundo nuestro, que es el suyo. Los chavales que él ha acompañado y a los que seguirá siendo fiel, lo saben. Aunque no sepan expresarlo con palabras. De momento. Lo nuestro es acompañar.

Gratuidad es una de las palabras sinónimas de Acompañar. Dar sin esperar nada a cambio. Difícil pero totalmente evangélica. Es en ese forcejeo, en esa entrega, a veces dolorosa, donde descubrimos una extraña alegría, incomparable a otras alegrías. La extraña alegría del evangelio que nos introduce en la gratuidad y en la libertad del Resucitado. Prosigamos el camino. Seamos transparencia de su Pascua entre los jóvenes.

AddThis Social Bookmark Button

Publicaciones

boton-jo

boton-testi
boton-ac

boton-book


Entrevistas

En recuerdo de Mónica

En recuerdo de Mónica

Te queremos porque sos nuestra AMOR, nuestra cómplice y nuestra todo, y en la calle codo a codo, junto a ti hemos sido, y en ti seremos, mucho más que...